Arzobispo de Natal es diagnosticado con Covid-19

Arzobispo de Natal es diagnosticado con Covid-19

Posted on by zin

NATAL, 22 de julio. 20 / 10:10 am (ACI).- El Arzobispo de Natal (RN), Don Jaime Vieira Rocha, dio positivo por el nuevo coronavirus y la Arquidiócesis local pidió a los fieles que lo acompañaran con oraciones.

Según un comunicado de la Arquidiócesis de Natal, Don Jaime recibió el diagnóstico en la noche del lunes 20 de julio.

«Gracias a Dios, el arzobispo está prácticamente asintomático, sere, dispuesto, supervisado médicamente y debidamente medicado. Su cuadro clínico es muy bueno, sin signos de mostrar ninguna gravedad. Don Jaime seguirá acompañado y realizando tratamiento en su propia residencia», dijo el comunicado.

«Acompañemos a nuestro arzobispo con nuestras oraciones y encomendemos su plena recuperación y a todos los demás enfermos al cuidado de la Virgen María, nuestra patrona, Nuestra Señora de la Presentación», concluyó.

Además del Arzobispo de Natal, otros Prelados brasileños también dieron positivo para Covid-19. Según una encuesta de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), entre ellos se encuentran algunos obispos que ya están curados: Dom Juárez Souza da Silva, Obispo de Parnaíba (PI); Arzobispo Alberto Taveira Corrá, Arzobispo de Belém (PA); Don Antonio de Assis Ribeiro, Obispo Auxiliar de Belén (PA); y el obispo Edson Tasquetto Damian, Obispo de San Gabriel da Cachoeira (AM).

Otros cuatro descansan y se recuperan: el obispo Ailton Menegussi, obispo de Crateús (CE); Obispo Plinio José de Luz, Obispo de Picos (PI); Obispo Vítor Agnaldo de Menezes, Obispo de Propriá (SE); y Don Joaquim Wladimir Lopes Dias, Obispo de Colatina (ES).

El Covid-19 también condujo a la muerte de dos prelados brasileños: el arzobispo emérito de Paraíba, monseñor Aldo di Cillo Pagotto, fallecido el 14 de abril, a la edad de 70 años, y el obispo de Palmares, Dom Henrique Soares da Costa, fallecido el 18 de julio, a la edad de 57 años.

En una reciente declaración al sitio web de la CNBB, el Secretario General de la Conferencia, Don Joel Portella, señaló que la Iglesia, en su conjunto, está entristecida por cada muerte: de obispos, sacerdotes, diáconos y de cada bautizado. «La muerte siempre es cruel, especialmente cuando viene de la manera devastadora que está sucediendo en la pandemia», dijo.

Sin embargo, subrayó que, junto con la tristeza, viene la esperanza. «Como cristianos, somos heraldos de la Resurrección y es entonces cuando nuestra fe se pone a prueba aún más», dijo.

Además, indicó la necesidad de que se comprometió a trabajar para hacer frente a la pandemia. «Se lo debemos a todas las víctimas de Covid-19, a nuestro país y a las generaciones futuras. Dios, que acogió a los muertos a través de la pandemia, nos fortalece en el cuidado de nosotros mismos y de los demás», reiteró.

También según la CNBB, la última encuesta realizada el 29 de mayo por la Comisión Nacional de Ancianos (CNP) indicó que para entonces 117 sacerdotes habían sido infectados por coronavirus y 14 habían muerto debido a Covid-19. La Comisión está produciendo una nueva y se espera que se publique pronto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *